La escasez mundial sigue afectando a la oferta y a los precios de los coches de alquiler.